CONSEJOS Herramientas proyectos

¿Qué tal tu semana? ¿difícil?

Image  designed by Freepik

Algunos estarán en el tráfico a esta hora, ansiosos por llegar a sus casas y felices de que termino una semana más de arduo trabajo, otros regresando de la universidad y otros simplemente pensando que va a ser de su vida mañana.

Es posible que esta rutina este matando a esa joven persona que llevas en tu interior, que esperaba vivir un éxito en su universidad, carrera o empleo. Pero para muchos la verdad es otra. Somo muchos a los cuales el sistema nos ha mentido a lo largo de los años. Por eso deseo que reflexionemos en algo que quiero compartirles.

Cuantas veces hemos escuchado estas palabras de las personas más cercanas a nosotros entre ellos padre, madre, amigos,  profesores y jefes diciendo:

“Estudia y empléate…” “Ooooh mi hijo es doctor… será rico, no importa que no tengas vocación” “Que genial me gradué de ingeniero, pero no tengo empleo” “Seré feliz al fin, pero ninguna firma de arquitectos me quiere” “No eres bueno para las matemáticas deja eso y estudia otra cosa”.

Les comento que esas cosas son reflejos o sueños de personas que no han logrado su propia felicidad, reflejados en la decepción de una realidad hondureña, latinoamericana o tal vez de un mundo en desarrollo donde realmente no son felices, únicamente aparentando para hacer felices a otros. Pero en tu interior sabes que eres mejor que eso, con muchos miedos del que dirán, temor al fracaso y a veces no tomamos acción por el simple hecho de que no sabemos cómo comenzar a ser felices realmente.

Me gustaría que nos preguntemos ¿Qué te hace diferente del resto de hondureños?, ¿Por qué alguien debería confiar justamente en ti, si puede existir otros con tus mismas competencias? Todos escribiendo lo mismo en su hoja de vida: proactivo, capacidad de trabajar bajo presión, comprometido, obediente…y todos pensando en hacer lo mismo “buscar trabajo”, agradar personas que al final solo miran tu curriculum para llenar requisitos para una plaza en alguna oficina pública o en muchos casos también en una empresa privada.

Algunos días atrás, he realizado esta misma pregunta a mis compañeros de universidad, entre café y café…mmmm café (si, adoro el café) concluimos que estamos jodidos los jóvenes que deseamos una oportunidad de ser parte del universo laboral de mi país, la mayoría de ingenieros civiles buscamos hacer lo mismo: construir, supervisar y diseñar. Y a pesar de que en el país se están desarrollando muchos proyectos no hay suficiente espacio para tantos contratistas, supervisores y diseñadores.

Son pocas empresas y pocos puestos de trabajo, pagando $500 al mes. Alguien dirá por aquí ¿Qué agradezca que le pagan eso? ¿Y qué quiere ganar $2000 al mes?   Lo mismo se refleja en muchas otras carreras. No se trata de sangrar a nuestros empleadores sino un trato justo por el conocimiento adquirido y el esfuerzo de ser un titulado universitario. Un espacio basta para demostrar que esta generación puede hacer el cambio.

Pero hay personas que no le queda más que aceptar ser autómatas profesionales, que lo único que busca es graduarse, buscar empleo, jubilarse, morir y heredar deudas. Y en algunos casos las personas se preguntan si existe una salida a esta vida de…… suprimamos mejor el buen alemán.

Pues les tengo la respuesta, ¡SI!, hay personas que deciden desafiar lo preestablecido cambiar de paradigma, así como lo plantea Thomas Kuhn, a pesar de que eso signifique aventurarse a un camino incierto, donde pocos han querido adentrarse y donde cada uno obtiene resultados diferentes.

Les confieso que el día que quedé sin empleo me sentí mal, me sentí asustada, era una ingeniera que se sumaba a la enorme fila de desempleados, nunca había experimentado tal cosa, pero eso toco mi orgullo y pensé en que no quería volver a sentirme así. Decidí ser una de esas personas que no sigue el patrón, era algo que me rondaba la cabeza desde hace mucho y afortunadamente la vida puso en mi camino una persona que me ayudo a dar ese paso, nunca había sentido tanto miedo y ni siquiera sabía que iba a hacer, solo estaba segura de tres cosas: no quiero ser empleada, quiero ser diferente y va a ser difícil.

He tenido que trabajar el doble, sin horarios, sin fines de semana, con miedos, con días en los que siento que el mundo se cae sobre mis hombros, con días en los que siento que puedo lograr lo que quiera, con subidas y bajadas, y con una lista interminable de cosas por aprender, pero trabajo en lo mío, trabajo para mí, para cumplir mis metas y no las de otro, sin miedo a que un día se aburran de mi o me despidan para contratar a un recomendado.

Claro que a veces me dan ganas de tirar la toalla e irme por el camino “fácil”, luego una voz (gordita pero feliz) me recuerda que el camino “fácil” implica abandonar mis sueños para cumplir los de otros, trabajar duro y nunca ver los resultados de ese esfuerzo más que un sueldo que va a incrementar muy poco a lo largo de mi vida, y rogar porque pueda lograr mi éxito esperado…y luego se me pasa.

Por eso hoy sueño con ayudarle a la gente a ser diferente, con enseñarles que pueden hacer cosas que no se imaginaban, mostrarles nuevos caminos y alentarlos a romper los patrones preestablecidos, para que puedan alcanzar su verdadera felicidad sirviendo desde su lugar. Crean en ustedes mismo, díganse hoy viernes 16 de febrero que este 2018 será un punto de partida a su cambio personal, a encontrar realmente su éxito de vida.  Seamos diferentes,  que Honduras, Latinoamérica y este mundo nos necesita.

¡¡¡¡¡Éxitos a todos!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: