Sin categoría

Una promesa

hoy escribo porque me sale del alma, porque mi cabeza no sabe qué otra cosa hacer en este momento, necesito desahogarme romper en llanto para poder liberar mi mente. Hoy me ocurrió algo que simplemente me quebro, tanto que corrí a llorar a los brazos de mi madre como cuando era pequeña, ella me acurruco y me consoló , ella ni siquiera sabía lo que me pasaba pero seco mis lagrimas y me abrazo tan fuerte y con tanto amor que la calma volvió a mi cabeza. Me acosté en su cama y me quede dormida un momento, y entonces en forma de sueño se me vino a la cabeza un recuerdo, una pequeña niña con una gorra puesta, fingiendo que podía instalar puertas para que su papá la dejara ir a ayudarle en su trabajo, esa pequeña era yo, en ese momento yo solo queria que mi papa se ahorrara tener que pagar a un ayudante, ya que en esa época yo escuchaba que mis padres tenían muchos problemas economicos y yo quería ayudarles. No podía quedarme en la casa sin ayudar, 5 años tenía en ese entonces.

Recuerdo claramente el momento en que le pregunte a mi papa que era lo que hacía él para ganar dinero, -construyó casas me dijo él (maestro de obra era él en ese momento). y como se llaman a las personas que construyen casas, pregunté, Ellos son ingenieros civiles me dijo mi padre. En ese momento le prometí a él y a mi mama que yo sería ingeniera civil y ellos ya nunca más tendrían que preocuparse por dinero. A mis 5 años decidí el rumbo de mi vida.

Me tome tan enserio esa promesa que deje de pedirle muñecas y empecé a pedir herramientas (me las daban de juguete, pero para mi eso era útil), iba a los trabajos de mi papa, me paseaba por las construcciones y yo me sentia tan útil, sentia que estaba ayudando a llevar dinero a mi casa. Mis papas nunca han tenido casa propia y eso también me llevó a ratificar me decisión, quería ser yo quien se las construyera.

Tambien aprendi a costurar para ayudar a mi mami en su taller, pero aun era muy pequeña para que ella me confiara una prenda así que me conformaba con poner una colchoneta a su lado y hacerle compañía hasta que ella se acostaba en la madrugada, yo me quedaba dormida como a las 9 de la noche pero era muy satisfactorio para mi quedarme a su lado, yo pensaba que de esa forma ella no se sentiria tan cansada.

A medida que fui creciendo iba entendiendo mejor las cosas y a su vez la ansiedad crecía en mi, ponerme a pensar en todos los años que me faltaban para convertirme en lo que había prometido me causaba ataques de pánico, muchas veces falto comida en mi casa, a pesar de todo el trabajo duro que mi mama y mi papa hacían, habian dias que simplemente no se podia, yo me consolaba diciendo que cuando yo fuera ingeniera a mis papas nunca les iba a faltar comida en su mesa.

Cuando empecé el colegio solo quería que los años se fueran volando para poder inscribirme en la universidad y empezar la recta final de esa meta trazada, para mi era tan importante poder pasar el examen de admisión de la UNAH, que me puse a estudiar como medio año antes para el, tanta fue mi ansiedad que el dia que me tocó presentarlo me dio hasta fiebre y una migraña que me duro una semana. A pesar de eso lo logre, pase el examen y la podía convertirme en ingeniera.

Con muchas dificultades fui pasando mi carrera, aprendiendo, trabajando, poniendo todo de mi parte, y pensando en mi promesa. Nunca he rechazado un trabajo que yo se que puedo hacer, cuando no he podido ejercer como ingeniera he agarrado mi maquina de costurar y con todo el orgullo del mundo me pongo a la par de mi mama, cuando me ha tocado llenarme de lodo hasta las rodillas trabajando lo he hecho con tal de llevar comida a mi hogar, cuando he tenido que apalear una volqueta de arena junto a mi papa solo los dos, lo he hecho. Para no dejar de cumplir mi promesa he trabajado día y noche durante meses sin parar, he tenido hasta 4 trabajos a la vez, me he ido a meter a los lugares mas reconditos del país a veces sola, todo cuanto mi capacidad física lo ha permitido, lo he hecho.

Me he esmerado tanto en ser honesta, en cumplir mis sueños, en dar lo mejor de mi en cada trabajo, en idealizar un mundo justo, que olvidó que el mundo real es inhóspito, y que no siempre podre proteger a los míos ni a mi, que en el mundo real la promesa de una pequeña niña no vale, y que a pesar de todo mi esfuerzo y dedicación las cosas no van a ir siempre como yo deseo y que muy poca gente va a saber reconocer el valor de un buen profesional. Que tengo que aprender a secarme las lágrimas y seguir.

3 comentarios

  1. Tu entrada es hermosa y el esfuerzo que relatas para cumplir tu sueño lo es también!! Seguramente tus padres se sientes muy afortunados de tenerte por hija!! Te deseo el mejor se los éxitos y te mando muchos abrazos!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: